El Gobierno de Cuba cambió su política migratoria una vez más, y ahora los cubanos podrán viajar en barcos y cruceros desde y hacia la isla; pero para los cubanoamericanos no es tan fácil como parece, además de las antiguas prohibiciones, ahora enfrentan otras problemáticas para poder llegar.

Grande ha sido la polémica generada por parte de la compañía Carnival, la cual iniciará los viajes en cruceros desde Estados Unidos a Cuba el próximo 1ro de mayo, y que en principio cedió ante las leyes cubanas prohibiendo a todo aquel nacido en Cuba comprar pasajes para abordar en sus barcos; cosa que le ha costado una demanda judicial la cual aún no termina incluso después de cambiar su política.

El gobierno cubano decidió derogar la obsoleta ley que prohibía a todo nacido en Cuba entrar o salir de la isla por vía marítima; cosa que desde el pasado 26 de abril ya es posible, por tanto, los cubanoamericanos ya pueden comprar sus boletos y viajar en el próximo crucero. Aunque lo parezca, no es tan sencillo, para poder abordar el crucero de Carnival el próximo 1ro de mayo se debe tener el boleto comprado con 90 días de antelación, el cual cuesta como mínimo $1800 USD, además de tener el pasaporte cubano que tiene un costo de $400 USD y una visa cubana que cuesta $200 USD, suponiendo que se tenga el pasaje comprado con el tiempo requerido, y el pasaporte, su visa puede ser denegada por la autoridades cubanas y perdería el total de su dinero, pues Carnival no reembolsaría nada y se elimina toda responsabilidad en ese sentido.

Otro problema que pueden enfrentar los cubanoamericanos es que Cuba no reconoce su Nacionalidad Americana, cuando ellos entran a territorio cubano siguen siendo cubanos y por tanto todas las leyes pueden ser aplicadas a estos, tal como muestra el sitio web de la Embajada de los Estados Unidos en La Habana, “El Gobierno de Cuba no reconoce la nacionalidad estadounidense de ciudadanos americanos nacidos en Cuba o de quienes son hijos de padres cubanos. Estos individuos serán tratados únicamente como ciudadanos cubanos y pueden ser sujetos a una variedad de restricciones y obligaciones, incluyendo el servicio militar”.

Como ven viajar a Cuba en los cruceros de Carnival por el momento no es ni siquiera parecido a un carnaval. Queda un largo camino por recorrer; veremos llegar el primer crucero a Cuba y como van evolucionando las relaciones entre ambos países para el bien de sus ciudadanos.

Anuncios